AMURGA COPATROCINA EL TALLER DE RECUPERACIÓN EMOCIONAL AMOR ZERO

POR
en
publicado en
-
Congresos
AMOR ZERO IÑAKI PIÑUEL

La Fundación Amuga copatrocinó los talleres de Recuperación Emocional que el psicólogo Iñaki Piñuel, máxima referencia internacional en cuestiones de acoso, desarrollo en Canarias recientemente.

Los talleres, organizados por la Escuela de Servicios Sociales y Sanitarios del Gobierno de Canarias (ESSSCAN), pretenían aportar herramientas de curación a personas afectadas por estas relaciones tóxicas, siendo Canarias la Comunidad con mayor índice de casos de violencia de género del país.

Los asistentes a estos talleres recibirán un diploma de asistencia de la propia ESSSCAN. Piñuel es Doctor en Psicología, Psicoterapeuta, Escritor e Investigador. Está considerado uno de los pioneros y de los principales expertos europeos en la investigación y divulgación del acoso laboral (mobbing) y del escolar (bullying). Actualmente también está especializado en relaciones destructivas (lo que él denomina Amor Zero). Profesor de la Universidad de Alcalá y autor de una veintena de libros, es asiduo comentarista de varios medios de comunicación nacionales así como asesor de organismos públicos nacionales, como el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

“En las relaciones destructivas se da un amor desprovisto de contenido real, con niveles nulos de empatia, cariño, aceptación o incluso respeto por el otro. No es verdadero amor, sino depredación emocional y psicológica. El taller aporta recursos fundamentales para evitar estas relaciones o salir de ellas. El objetivo es conseguir la rehabilitación de la inocencia y de la sonrisa perdida por la víctima. Para alcanzarlo, en mis talleres aporto un un contenido informativo esencial para todo aquel que quiera prevenir, o incluso curarse de las heridas que le infligió una pareja tóxica. También describo las señales para poder identificar tempranamente a una personalidad psicopática”, afirma el propio Dr. Piñuel.

La Fundación Amurga decidió impulsar esta actividad por la preocupación de la entidad ante la cantidad de casos existentes en Canarias de personas que han sufrido maltratos, acoso y violencia de género.